La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Barra libre


El otoño se va colando lentamente entre las rendijas. La caída de las hojas y el fresco mañanero sirven de anuncio a la estación plagada de tópicos que tan bien han sabido captar poetas y cantautores. El otoño se presta a la melancolía y al decaimiento, como anticipo del letargo en el que nos veremos sumidos en el largo invierno.

Melancolías al margen, este año el otoño ha traído bajo el brazo un regalo inesperado: la apertura de las barras de los bares. ¡Albricias! Por fin podemos volver a saborear el vino o la cerveza sin tener que buscar acomodo en las terrazas. Tras casi dos años de ausencia, vuelven las tertulias improvisadas, al calor de la barra de un bar, como en su momento dijo Urrutia. ¡Que momentazo!

Y es que España, sin las barras abiertas, no es la misma España. Es un país, como dicen los modernos, un territorio, un lugar, pero no la España de vermú bien cargado, acompañado de unos boquerones en vinagre con sus correspondientes patatas fritas. ¡Ya era hora de que nos soltaran los grilletes y nos dieran un poco más de libertad vigilada; un par de eslabones más de la cadena a la que estamos sujetos!, aunque no queramos darnos cuenta.

La apertura de las barras ha traído un soplo de aire fresco a una sociedad entumecida, anestesiada a base de decretos que estaba deseando volver a apoyar los codos, mirar de reojo al camarero y pedirle ‘lo de siempre’. Somos animales de costumbres. Ha llegado la alegría. Ha venido de nuevo el optimismo, como heraldo de la nueva normalidad. Y dicen que ha venido para quedarse…

La barra, la vieja barra, será punto de encuentro de los amigos ruidosos que juegan al cubilete, entre los que siempre hay alguno que presume de ser el más ‘mentiroso’. A su lado, con la mirada distraída se acomoda el funcionario que remueve una y otra vez el café con la cucharilla. En el rincón del fondo el ‘intelectual’ bien informado, lee (o solamente ojea) el periódico poniendo cara de interesante. Justo en el centro de la barra, marcando territorio, el grupo de tertulianos ‘tres en uno’, que siguen empeñados en arreglar el mundo cada mañana, aunque no aporten solución alguna. Pura teoría.

Mientras, en la calle, las hojas siguen cayendo lentamente. El otoño avanza a pasos de gigante. El sol ya no engaña, aunque se empeñe en aparentar que calienta. Todo sigue igual, a pesar de que nos digan que vamos avanzando. La vida traza cada mañana nuevo rumbo. Ayer quedó anclado en el remoto pasado. Hoy es lo que cuenta. ¡Sursum corda. Ya tenemos barra libre! 

 

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Antonio Gómez, Julián Recuenco, Ana Martínez, Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin, Vicente Caja, Jesús Fuero, José María Rodríguez, Catalina Poveda, José Julián Villalbilla, Mario Cava.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: