La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

De momento, calma


Créanme si les digo que no sé cómo escribir esta columna. Pasadas las elecciones municipales y autonómicas y a punto de empezar la precampaña de las generales, se me ocurren miles de temas, pero ninguno atractivo como para dedicarle unos párrafos con ‘carne’. Y así ando, mirando al techo a ver si me viene la inspiración y no se me ocurre nada más que observar las sombras de la pintura y el vuelo monótono de una mosca que me lleva incordiando toda la tarde, revoloteando de un lado a otro, evitando mis manotazos al aire.

Me hubiera gustado poder escribir sobre los contactos de los políticos para ver quienes se hacen con la poltrona del poder y quienes, tras haber perdido las elecciones, buscan afanosamente un puesto relevante que les permita seguir ganándose el pan con el sudor del de enfrente…
Nada de nada. Todo parece en calma, todo en un compás de espera en previsión de lo que pueda suceder en los próximos comicios. Y aunque de puertas para afuera no se note nada, supongo que en el interior de las sedes de los partidos están sus miembros afilando cuchillos y preparando guadañas para segar la hierba bajo los pies de alguno de sus dirigentes. Ya saben: lo peor de los partidos es el ‘fuego amigo’, el que viene de los compañeros.

Por lo demás, todo está en calma. Junio avanza sin cesar. Las lluvias han llegado, aunque no sirvan para paliar la pertinaz sequía que padecemos (frase típica del antiguo régimen), y que ha dejado los pantanos como simples charcas de ranas. 

Y en tanto llega el día de volver a meter en la urna el sobre con el nombre del candidato, candidata (o candidate), los ciudadanos de a pie seguimos esperando que caiga el maná del cielo y que alguien haga algo por la ciudad o por el país. El caso es que todo el mundo está callado pero no quieto, porque quien más y quien menos, ya empieza a arrimar el ascua a su sardina buscando acomodarse en un buen puesto en las parrilla de salida y, si puede ser, en la ‘pole position’, aunque sea a costa de pasar por encima de los demás competidores.

¿Es lícito actuar así? Naturalmente que lo es. Además de lícito es lógico, porque si no te colocas en un buen puesto y te quedas sin un buen fajo de billetes a final de mes, te las ves y te las deseas para seguir pagando la hipoteca del chalet. ¿Están pensando ustedes en alguien concreto (o concreta)? Pues no le den demasiadas vueltas porque no es difícil adivinar de quién se trata. Adivina adivinanza…

 

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Antonio Gómez, Julián Recuenco, Ana Martínez, Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin, Vicente Caja, Jesús Fuero, José María Rodríguez, Catalina Poveda, José Julián Villalbilla, Mario Cava.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: