La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Los afanes de cada día


Acabamos el mes. Abril se nos va por la alcantarilla sin caer una gota. Maldito abril, el de las aguas mil, que en esta ocasión ha sido infiel al refranero y nos ha dejado a las puertas de un mayo, posiblemente caluroso, y sin duda alguna caliente.
Los voceros de los partidos políticos andan regalando sonrisas y fotos de acá para allá, y cuando no, visitando obras sin acabar al más puro estilo y manera de jubilado sin preocupaciones. 

La precampaña es todo el año, porque desde que se inicia la legislatura hasta que llega el momento de depositar el voto de nuevo, raro es el día en que no nos tragamos alguna que otra mentira o volvemos a escuchar promesas de unos y otros, contándonos las bondades de su gestión. Más de lo mismo, cuatrienio tras cuatrienio, y si te he visto no me acuerdo. Claro que, la ventaja de que se acerquen las elecciones, y con ellas la posibilidad de poder cambiar de ‘amo’ como hacían los pastores serranos el día de San Miguel, es que mientras los ilustres mandatarios se pasean por la ciudad visitando las ‘grandes reparaciones’ que necesita la urbe, da la sensación de que la primavera ha venido a traernos savia nueva y renovados impulsos. Más de lo mismo.

Todo es una comedia, y no precisamente Divina, sino mundana, vulgar y con un libreto manoseado y desgastado de tanto leerlo año tras año. Una gran farsa que el ciudadano vuelve al gran teatro para escuchar los cantos de sirena, con el ánimo anestesiado y los oídos dispuestos a recibir halagos y bondades. No, no voy a volver a repetir lo de ‘más de lo mismo’, pero sí diré que la política en Cuenca es como si viviéramos como protagonistas del ‘Día de la marmota’: un bucle del que parece imposible salir y que, en el mejor de los casos, a lo único que nos conduce es a la resignación y al conformismo.

Se acerca el momento, y yo sigo en mis trece: no acudir a ningún mitin, porque conozco de memoria lo que voy a escuchar. No lo digo con suficiencia ni desprecio, simplemente es que no me apetece perder el tiempo, cuando hay cosas más importantes que hacer en la vida que acudir a los saraos organizados por los partidos para mayor gloria de sus dirigentes y los convencidos.

Y como nunca se puede decir ‘de este agua no beberé’, me guardo un as en la manga y puede que algún día acuda a la convocatoria de tal o cual partido. Iría, sin duda, si tuviera la certeza de que iban a contar la verdad de tantas cosas como nos ocultan; de tantos asuntos sin resolver; de todos los proyectos incumplidos. Iría a oír los motivos por los que ha desaparecido el tren convencional de nuestra ciudad. Iría si ya estuviera funcionando el nuevo hospital. Iría si Cuenca fuera referente a nivel turístico, pero de verdad; si se cuidara del patrimonio en vez de hablar tanto de él. Y tantas y tantas cosas más que se quedan en el tintero. 

De momento, y mientras llega el día de los comicios, seguiré con mi rutina cuasi diaria de paseo y ‘vigilancia de obras’. ¡Ah!, y ampliaré el recorrido de supervisión, porque gracias a nuestro Ayuntamiento, el muro de la estación está siendo derribado, y es un motivo más de regocijo y entretenimiento para quienes andamos ociosos. Lástima que no se le haya ocurrido a nadie vender trocitos de muro como hicieron con el de Berlín… A lo mejor no es tarde y el consistorio podría sacar un buen puñado de euros vendiendo ‘recuerdos’ de lo que un día fue la valla fronteriza entre la Cuenca moderna y los extrarradios. Claro que, si vendieran trocitos de muro, no estaría mal que explicaran los motivos por los que nos han privado del tren y creo que eso no sería conveniente y, a lo peor, restaría votos. Mejor quedarse en silencio y dejar pasar otros cuatro años.  

 

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Antonio Gómez, Julián Recuenco, Ana Martínez, Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin, Vicente Caja, Jesús Fuero, José María Rodríguez, Catalina Poveda, José Julián Villalbilla, Mario Cava.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: