La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Ilustres ignorantes (o ignorantas)


El diccionario de la Real Academia Española define el término Patria como “Tierra natal o adoptiva ordenada como nación, a la que se siente ligado el ser humano por vínculos jurídicos, históricos y afectivos”. Una definición con la que, a buen seguro, estuvieron de acuerdo los académicos antes de plasmarla en el diccionario que todos hemos manejado en alguna ocasión, aunque a tenor de las declaraciones de la señora Yolanda Díaz, tengo la sensación de que su señoría -por muy alto cargo que ostente- no ha sentido la necesidad de abrir en su vida.

Cierto es que el lenguaje crece y se adapta continuamente, evolucionando a medida que creamos palabras que reflejan mejor nuestra sociedad o cultura. La lengua es fiel reflejo de la complejidad con la que nuestras vidas interactúan con las tecnologías, y ahora más rápido que nunca, ya que la tecnología avanza a pasos agigantados, el lenguaje no iba a ser menos. Sin evolución no hay progreso y, sin progreso, las civilizaciones desaparecen, aunque a pesar de su extinción, no debemos olvidar su legado, y aún más, tenemos que respetarlo y asumir que lo que somos se lo debemos a quienes nos precedieron.

Lo cierto es que de un tiempo a esta parte, concretamente en la era Sánchez, el elenco ministerial que nos gobierna, en lugar de tratar de solucionar los gravísimos problemas que agobian a España, parece que se dedican exclusivamente a decir chorradas; sí, así de claro, chorradas, como la que soltó la ministra, al proponer cambiar el concepto patria por el de 'matria': "La 'matria' es algo que cuida, que trata por igual a todas las partes, que no discrimina a nadie por hablar una lengua determinada". Y se queda tan fresca la señora ministra.

Y lo malo no es que diga bobadas, e incluso se las crea, sino que encima, cita a grandes escritores, dándose cierto aire de intelectual, ya que suele ser frecuente que cuando un necio no sabe de lo que está hablando, recurre al socorrido Borges para quedar bien y pasar por sesuda erudita, ávida lectora y persona de gran cultura. ¡Anda ya, señá menistra!

Lo que de verdad me cabrea de este asunto es que mientras este grupo de iluminados que dirige nuestros destinos, el paro siga siendo el mal endémico, la educación a la deriva, miles de muertos por la pandemia; la caja de las pensiones a punto de vaciarse -si es que no lo está ya- y así tantas y tantas cosas como hay que arreglar en España, sí, digo España, con todas las letras, no digo ni país, ni este territorio ni patria ni ‘matria’. Por cierto, señora ministra, ¿sabe usted cual es el lema de la revolución cubana? Sí, Yolanda, ese país del Caribe que sufre una dictadura desde 1955. Pues el lema es ‘Patria o muerte’. Creo que ahí si debería ir usted a dar una vuelta y sugerirle a sus gobernantes que cambien patria por ‘matria’ o, mejor, que cambien dictadura por democracia. Claro que, seguro que no está usted ahora para viajes, ¿verdad? No sería políticamente correcto cambiar el nombre de las cosas, al menos fuera, aunque sí en casa propia.

En fin, doña Yolanda. Para que vea usted que la obra de Borges es espléndida, y que algunos también hemos leído, le recomiendo (si aún no lo conoce), que lea El Golem, en el que el maestro incluye un poema que viene a decir: “Si el nombre es el arquetipo de la cosa/ como afirma el griego en el Cratilo/ en las letras de ‘rosa’ está la rosa/ y todo el Nilo en la palabra ‘Nilo’”. Felices vacaciones, señora ministra, en cualquier rincón de esta España a la que usted llama país y que es la patria de todos. Bueno, para usted ‘matria’. 


Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Antonio Gómez, Julián Recuenco, Ana Martínez, Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin, Vicente Caja, Jesús Fuero, José María Rodríguez, Catalina Poveda, José Julián Villalbilla, Mario Cava.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: