La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Pocas novedades


Juro por mi salud que no tengo ganas de escribir ni una línea. De verdad. Cierto es que suele pasar cuando uno vislumbra a lo lejos el momento de salir de vacaciones. Cosas normales del verano, si es que a este sube y baja de sensaciones que vivimos se le puede llamar verano, porque tan pronto pasamos de los 40 grados a la sombra a ponernos la rebeca por la noche cuando salimos a alguna terraza a cenar. El mundo, y el clima, se han vuelto locos de momento. Simples trivialidades.

Pero como de lo que se trata es de escribir, vuelvo al tajo solo, sin más compañía que mi sombra, dado que mi alter ego -el búho- anda en paradero desconocido (tal vez en su zulo de la sierra), a salvo de especuladores de tres al cuarto, de ediles corruptos y de enredos de herencias de folclóricas y toreros retirados. Rabiosa actualidad que eclipsa la realidad política de un país que se debate entre la inflación y el paro; entre los pactos y las derrotas electorales; entre los ceses por ‘imputaciones’ y las mentiras de la bajada del coste de los carburantes, el recibo de la luz o el precio de los tomates.

Cierto es que, el búho, me ayuda de vez en cuando a componer la columna, aunque en realidad no echo de menos al pajarraco, porque para ingeniármelas en una columna me basto yo solo. Total, juntar cincuenta líneas no supone ningún trabajo extraordinario, y menos si se componen de trivialidades; temas veraniegos, ociosos, tales como el cloro de las piscinas, los socavones que aparecen por toda la ciudad, las grietas de los edificios en ruina, los terrenos de la estación que nadie sabe su destino final… En fin, cosas de poco calado, ya saben.

Otra cosa sería tener que contar en la columna las maravillas de esta ciudad Patrimonio de la Humanidad que arde en fiestas y fastos cada fin de semana, inundando de música infernal a los sufridos vecinos del barrio donde se ubica el llamado ‘Recinto Ferial’. Un espacio urbano al que pomposamente algún iluminado le puso ese nombre, tal vez pensando que estaba en Albacete…

Pues eso, así nos va todo. Pensamos en otras cosas, pero no resolvemos las que de verdad interesan. Eso sí, luego llegarán los tiempos de campaña y vendrán los predicadores baratos a contar las milongas de siempre, los tópicos mitineros y las promesas vacía, entre las que volverán a contar las excelencias de esta ciudad Patrimonio de la Humanidad (sucia, descuidada, falta de atención y menos aún de criterio), en la que hace años que no se ocupan de asfaltar las calles, repintar las señales horizontales o de cuidar los parques. Eso sí, mucho concierto pachanguero, botellón descontrolado y griterío molesto hasta bien pasadas las tres de la mañana. Y así, poco a poco, nos acercamos al tiempo de urnas y proyectos. Y volverán los ‘sufridos’ políticos a contarnos de nuevo cuentos para niños; y nos venderán paraísos y sueños de color de rosa.

Y en tanto llega ese día, seguimos con lo de siempre: indolencia, ineficacia y ausencia de iniciativas y, lo que es aún más descorazonador, sin perspectivas de que alguien se atreva a poner sobre la mesa la realidad y dar el empujón definitivo para que esta ciudad deje de ser la eterna bella durmiente, o mejor dicho, la gran adormecida, rodeadas de ciudades despiertas que progresan día a día, mientras observan el placido sueño de la pequeña ciudad de la que todos hablan maravillas, pero que nadie hace nada por remediar sus males.

Pero hoy no toca hablar de estos temas, ¿verdad?, y mañana quizás tampoco porque ahora, en verano, lo único que apetece es tumbarse al fresco en espera de que llegue el templado otoño, y con él el búho, para que me cuente sus experiencias y pueda escribir una columna de verdad y no estas pocas líneas con cierta desgana y con los dedos sudorosos y cansados, saltando descontrolados sobre el teclado del ordenador.
Termino como empecé: sin ganas de escribir. Disculpen las molestias. Gracias por estar ahí. Prometo volver.


Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Antonio Gómez, Julián Recuenco, Ana Martínez, Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin, Vicente Caja, Jesús Fuero, José María Rodríguez, Catalina Poveda, José Julián Villalbilla, Mario Cava.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: