La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Preguntas sin respuesta


Reconozco que llevo un tiempo huérfano de ideas. El búho, mi compañero de fatigas, se ha tomado unas largas vacaciones y me ha dejado más solo que la una, aunque a veces la soledad tampoco es mala del todo cuando tienes la certeza de que volverás a tener compañía.

El caso es que nunca supuse, iluso de mí, que el pajarraco fuera tan importante en mi vida. Y lo es, vaya si lo es.

Y aquí me tienen, solo frente al teclado, desafiando tildes y retando acentos, tratando de componer una columna sin ayuda, sin más medios que mi escasa imaginación y la actualidad alienante y absurda que vivimos en estos días de mediados de otoño en los que nos hacen creer que vivimos en un mundo feliz, a salvo de peligros y calamidades, cuando en realidad estamos envueltos en una de las peores crisis que ha vivido la humanidad desde que descendimos de los árboles y empezamos a tener conciencia como seres humanos.

Corren tiempos convulsos. Caminamos sin rumbo fijo, cegados de banalidades y consumismo desenfrenado, haciendo oídos sordos a los verdaderos valores que no son más que la capacidad tremendamente generosa de situarnos en el lugar del otro, de olvidarnos de uno mismo, de sustituir el yo por encima de todo a el tú como una misma parte. Valores: respeto, amor, libertad, justicia, tolerancia, equidad, paz, honestidad, responsabilidad y lealtad. Diez mandamientos de los que hablamos sin parar, pero que no aplicamos. Nos amparamos en las leyes cuando nos son favorables, despreciándolas cuando no se acomodan a nuestros intereses. Olvidamos los deberes y sólo prestamos atención a los derechos.

Malos tiempos, sin duda, a pesar de los innumerables avances tecnológicos, científicos, genéticos o de nuevos materiales. Desarrollo sin precedentes, pero sin una base sólida que los sostenga y nos haga crecer como seres humanos. El siglo XVIII fue el ‘Siglo de las Luces’, del asentamiento de la fe en el progreso. El siglo de las ideas y los ideales, como la búsqueda de la felicidad, el imperio de la razón y la evidencia de los sentidos como fuentes primitivas de conocimiento. El siglo XX fue el siglo de los desastres, de las grandes masacres en conflictos bélicos. ¿Y el siglo XXI? Es demasiado pronto para calificarlo.

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Antonio Gómez, Julián Recuenco, Ana Martínez, Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin, Vicente Caja, Jesús Fuero, José María Rodríguez, Catalina Poveda, José Julián Villalbilla, Mario Cava.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: